Reformar o construir una casa

Reformar o construir una casa es la pregunta que todos nos hacemos cuando compramos o heredamos una casa antigua. He aquí las ventajas de cada opción:

 

Construir una casa:

  • Tienes mayor libertad: Diseñar una casa nueva te permite elegir cuál es la mejor distribución, poder contar con las últimas mejoras en el sector de la construcción y no estar condicionado por la estructura o la fachada de una existente.
  • Tienes mayor seguridad: Cuando reformas pueden surgir imprevistos durante la obra. Es por ello que conviene hacer un análisis previo del estado del edificio e incluso tener un margen en el presupuesto. Por el contrario, construyéndola de cero podrás conocer de antemano y con seguridad el coste que va a tener, y los plazos de ejecución también serán más fiables.

Reformar una casa:

  • Puedes ahorrar mucho dinero: Si la estructura y las fachadas están en buen estado, es seguro que te ahorrarás mucho dinero, ya que son partes de la casa que tienen un coste muy alto. Aun si están deteriorados, es posible que salga más rentable reforzarla o acondicionarlas que levantarlas de nuevo. Además, demoler una casa ya existente también supone un gasto importante.
    Eso sí, te recomendamos que para conocer su estado te asesore un arquitecto, ya que si sólo le pides presupuesto a un constructor, es probable que te dé una cifra elevada. Él no es el que debe evaluar la calidad de una construcción, y querrá curarse en salud. Eso sin contar con que la ley obliga a la actuación de un técnico competente en caso de reformar la estructura de una vivienda.
  • Puede tener un valor histórico: Aunque tu casa se encuentre en un pueblo perdido, sus muros de piedra, balcones de hierro o portones de madera pueden tener un gran valor. No por ser más nuevo algo es necesariamente mejor y, si hay construcciones que han llegado hasta nuestros días, es porque se hacían a conciencia. Aunque no cumplan las condiciones de confort actuales, a veces resulta más ventajoso adaptarlas. Además de aprovechar algo que ya tenemos, estaremos preservando parte de nuestro patrimonio.
  • Puede tener un valor sentimental: Si es esa casa en la que te criaste, en la que veraneabas junto a tus abuelos, o simplemente la que te llamaba la atención cada vez que pasabas frente a ella, seguramente querrás seguir saboreando estos recuerdos y crear otros nuevos. Restaurar nos permite incorporar aquello que nos falta, como puede ser unas instalaciones que la hagan confortable o unos espacios más luminosos y aprovechables, pero con el aliciente de poder conservar todo lo bueno que ya tiene, incluida su esencia.

 

Si quieres descubrir el potencial que tiene tu casa antigua, te invitamos a que nos contactes sin compromiso. En nuestra página web podrás ver que ofrecemos un paquete de servicios llamado “Pack Viable Rural” con el que evaluar si merece la pena o no rehabilitarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.